Conocimientos básicos sobre el cachorro

Cita previa: 981 903 307

La llegada del cachorro a casa

Después de mucho pensar y decidir, llega nuestro cachorro a casa hay un nuevo miembro en la familia y también una nueva responsabilidad. Un perro necesita que se ocupen de el, incluso los fines de semana y vacaciones. Hay que dedicarle tiempo, comprometerse a cuidarlo y darle cariño, el a cambio, marcara su paso por su vida dejando un recuerdo imborrable de amor incondicional.

Acaba de separarse de su madre y hermanos, se siente solo, para realizar este cambio de la manera menos traumática posible, es necesario preparar a conciencia la llegada al seno de su nueva familia, es aconsejable planificar la llegada en nuestro periodo de descanso semanal, así la disponibilidad de los miembros de la familia es mayor, podremos dedicarle mas atenciones y podrá comprender enseguida que usted es ahora su amo y amigo.

Cachorros

Hay que darle tiempo para acostumbrarse a su nuevo hogar, e intentar crearle un ambiente tranquilo. Dejarle reconocer su nuevo entorno, que explore, son cachorros y son curiosos.

Los niños, para ellos es una experiencia excitante, quieren mimarlo, debe explicar a sus hijos que no es un juguete, que necesita dormir muchas horas y no se le debe despertar, aunque sea para acariciarlo. Los primeros días los juegos se deberían realizar en presencia de adultos. Un perro adulto sabe evitar los niños cuando quiere estar tranquilo un cachorro no.

Conocer sus necesidades y establecer con el, desde el primer momento, un código de buena conducta nos facilitará mucho la integración en la familia.

Es necesario establecer las normas que va a tener de adulto desde el primer día, así no adquirirá hábitos difíciles o imposibles de corregir posteriormente, y así le evitaremos que se sienta confundido o rechazado si después queremos hacer cambios en sus costumbres. Toda la familia tiene que coincidir en estas normas. Si no se le va a permitir subir al sofá, no debe subir nunca.

Gato

Se puede educar desde el primer día, solo es necesaria un poco de paciencia. Es muy importante informarse sobre como educar nuestra mascota, una mascota educada es mucho mas feliz ya que nos puede acompañar en casi todas las situaciones, podremos llevarla a casas de amigos, turismo rural, cafeterías y hoteles en los que esté permitida la entrada con mascota, y así, nosotros también tendremos menos limitaciones.

Las primeras noches lloran, el cambio se les hace duro recordemos que se sienten solos, echan de menos a su madre y hermanos, buscan nuestra atención, vernos, aunque vayamos para pedirles callar. Si no se atiende su llamada, en un par de noches el problema se resuelve solo, siempre se les puede poner una prenda con nuestro olor, pero no subirlos a la cama, ni ir a la habitación en la que duermen, a no ser que queráis que duerman en vuestra cama o habitación para siempre. Un poco de fuerza de voluntad al principio marcará una excelente relación posterior.

Se le debe tener una cama cálida y situarla en un lugar tranquilo. Elegir un lugar para que coma, colocar dos recipientes uno para la comida y otro para el agua. Procure que el perro tenga agua fresca siempre a su disposición, que los recipientes estén limpios y que le sea fácil acceder a ellos.

Alimentación del cachorro

Es muy importante una dieta sana y equilibrada para el correcto crecimiento y desarrollo de nuestra mascota. Lo más aconsejable es que consuman alimento seco adaptado al perro en función de su edad y tamaño.

Para evitar diarreas en sus primeras comidas en su hogar, recomendamos realizar una transición alimentaria entre el alimento que comía anteriormente y el que le va a dar usted, en caso de ser diferente. Se hace una mezcla de los dos piensos a partes iguales y se le da este alimento durante tres cuatro días.

En el caso de los perros comerán inicialmente 3 veces al día, a los 6 meses aproximadamente se les pasa a dos comidas hasta que son adultos. No se les tiene la comida a su disposición todo el día, se les deja media hora aproximadamente, en caso de no comerla se retira y se espera a la siguiente toma. No pasa nada porque no coma en alguna toma sobre todo los primeros días.

Debe comer sólo y no se le debe permitir que vaya a mendigar comida mientras ustedes comen.

Desaparasitación del cachorro

Desaparasitación interna

Se denomina así cuando tratamos los llamados “gusanos”, las madres les transmiten a los cachorros los parásitos internos a través de la placenta y de la leche. Hasta los tres meses aproximadamente hay que desparasitar cada quince días, por lo que necesitaremos hacerlo antes de cada vacuna para que esta cree las defensas adecuadas.

Desaparasitación externa

Nos referimos principalmente cuando tratamos pulgas y garrapatas, es importante revisar al cachorro y tratarlo si es necesario para así no introducir en nuestra casa a “inquilinos” molestos que podrían darnos problemas más adelante.

Vacunaciones

La edad de vacunación comienza a las 6 semanas. Deben suministrarse siguiendo de forma precisa el protocolo de vacunación que se le ha pautado, este se establece en base a los riesgos que corre según su entorno y estilo de vida.

Permiten prevenir enfermedades infecciosas contagiosas, pudiendo ser algunas de ellas mortales para nuestra mascota.

Consiste en inocular una sustancia para que el organismo cree defensas contra las enfermedades sobre las que queremos proteger al animal.

Identificación del animal

Es obligatorio en todo el estado español que nuestro animal este identificado y registrado en el archivo correspondiente, en el caso de Galicia el archivo es el REGIAC, debe hacerse antes de los tres meses, para ello se le implanta bajo la piel, en el lado izquierdo del cuello o entre las escápulas, un microchip con un código que le acompañara toda su vida, es su DNI, este método asegura en caso de que el perro se fugue o extravíe, que puedan identificarlo a usted como propietario del animal.

Higiene de la mascota

No recomendamos bañar el cachorro hasta que ha completado toda la pauta vacunal inicial, al pesar muy poco y casi no tener capacidad para producir calor, podría coger un “catarro” durante el baño, este proceso es peligroso ya que no tiene casi defensas, por lo que habría que tratar la enfermedad y ya no se podría vacunar.

La mejor manera de mantener su higiene sin alterar su piel es el cepillado diario, debemos acostumbrarlo desde pequeño, también existen champús y espumas para bañarlo, no utilizar los champús para humanos son demasiado ácidos e irritan la piel. Siempre lo haremos con agua templada, y lo secaremos lo antes posible. La frecuencia dependerá de la raza, tipo de pelo, incluso si sufre alguna enfermedad en la piel, siempre usaremos productos específicos para nuestra mascota.

Sus oídos también deberán estar limpios, si tiene cera oscura, olor, sacude la cabeza o se rasca, sería motivo de consulta veterinaria.

La boca del cachorro esta en continua evolución hasta aproximadamente los siete meses, deberemos prestarla atención, acostumbrar a nuestro animal a que se deje mirar y si es posible cepillar los dientes. A partir de los tres cuatro meses comienza el cambio de dientes finalizando este hacia los siete.

Las uñas de los cachorros se deben cortar ya que por su forma de andar y superficies que pisan no se desgastan, hay que prestar atención especial a las razas que poseen espolón, ya que este al no apoyar sobre el suelo, no se desgasta y puede darnos problemas.

También tendremos que enseñarle a controlar sus necesidades hasta que pueda salir a la calle cuando sea adulto.

Consultas veterinarias

Mientras es cachorro las visitas al veterinario son más frecuentes ya que hay que realizar la vacunación inicial. En cada visita se le realizara una revisión completa y podrá preguntarnos aquellas dudas que le van surgiendo sobre su cuidado.

En caso de encontrar signos de enfermedad en la exploración le informaremos y recomendaremos las pruebas o tratamientos necesarios.

Un cachorro no debe estar triste, debe dormir bastante y al despertar comer, hacer sus necesidades e iniciar un periodo de juegos más o menos intenso hasta su nueva siesta. En caso de manifestar algún síntoma, vómitos, diarrea, tos, o algún comportamiento diferente al habitual, sería necesario que nos lo comunicase para así valorar si es motivo de consulta. Cualquier patología tratada de forma precoz suele tener más posibilidades de curación y en menor tiempo.

Una vez puestas todas las vacunas las revacunaciones serán anuales, las desparasitaciones internas trimestrales y el control de parásitos externos mensual. En la Clínica Veterinaria Lúa te lo recordará mediante un mensaje de texto en tu móvil todas las citas que tienes programadas con nosotros.

Perro y gato